• Ginecología: infertilidad

Ginecología: infertilidad

Utilidades de la acupuntura

Debemos plantearnos qué parte del proceso no funciona. No forzamos nada. Estudiamos los síntomas para decidir dónde hay que apoyar el trabajo del organismo.

Para la medicina tradicional china, el ciclo se divide en dos partes. La primera comprende desde que comienza el sangrado hasta la ovulación. La segunda parte va desde la ovulación hasta el inicio del sangrado o el embarazo. Son dos procesos bien diferenciados. Buscamos los puntos débiles del organismo en relación con la concepción, tanto en la mujer como en el hombre. En el caso de la mujer, contamos con algunos datos: regularidad y duración del ciclo menstrual, así como existencia de coágulos en el sangrado o no, y su duración, cantidad y color. Son ejemplos de nuestra manera de trabajar en el momento de valorar el estado del cuerpo. En ambos sexos estudiamos, además, otros datos más genéricos: la calidad del sueño y la relación con el cansancio o la actividad física nuevamente son algunos ejemplos. Con todo ello podremos valorar energéticamente a la persona y le propondremos cambios en sus hábitos alimentarios y en la actividad física que realiza, entre otros. No debemos olvidar que la acupuntura es compatible con cualquier otro tratamiento de fertilidad.      

Por último, cabría señalar que la acupuntura también trata otras disfunciones tanto del aparato reproductor femenino como del masculino.

Usamos cookies, tanto propias como de terceros, para poder ofrecer nuestros servicios y recoger información estadística sobre su navegación. Al continuar utilizando esta web, está aceptando la instalación y el uso de cookies.